Home  |  An Example of Our Work  |  Free Samples  |  How to Subscribe  |  Links  |  About Us


SermonWriter logo



RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

 

 

 

PASAJE BÍBLICO:     Génesis 24:34-38, 42-49, 58-67

 

 

EXÉGESIS:     

 

CAPÍTULOS 23-24: EL CONTEXTO

 

En capítulo 23 aprendimos de la muerte de Sara y de su entierro en la cueva de Macpela (23:9), que Abraham había comprado de Ephrón por cuatrocientos siclos de plata (23:12-16).  Abraham también es anciano y se preocupa de que su hijo Isaac aún no haya encontrado esposa (24:1-9).

 

Puede ser beneficioso hacer un esquema de los personajes en capítulo 24:

 

• Abraham, claro, es el que Dios ha elegido y prometido bendecir (12:1-2).

 

• Isaac es el único hijo de Abraham, que ahora está en edad de casarse.

 

• El criado de Abraham es “el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía” (24:2).  Puede que sea Eliécer, el criado que fue mencionado antes de nacer Isaac como posible heredero de Abraham (15:2), pero esto no se sabe con seguridad.  Han pasado varias décadas desde la mención de Eliécer, y no sabemos si sigue vivo.

 

• Rebeca es la mujer joven con quien Isaac se casará.  Es hija de Bethuel y hermana de Labán.

 

• Labán es el hermano mayor de Rebeca (v. 29), y hace un papel principal en el intercambio con el criado de Abraham, en cuanto al compromiso de matrimonio entre Rebeca e Isaac – actúa casi como si fuera el padre de Rebeca aunque su padre, Bethuel, se encuentra vivo y presente (v. 50).  En los años que siguen, Labán se tratará con Jacob, hijo de Isaac – aprovechándose de Jacob siempre que pueda – engañando al que engaña (Génesis 29-31).

 

• Bethuel es padre de Labán y Rebeca.  Es hijo de Nachôr, hermano de Abraham (v. 47; véase también 22:20) – haciendo a Bethuel sobrino de Abraham y primo de Isaac.

 

“El narrador ha arreglado capítulo 24 en cuatro escenas: vv. 1-9, Eliécer y Abraham; vv. 11-27, Eliécer y Rebeca; vv. 32-60, Eliécer en la casa de Labán; vv. 62-67, Rebeca e Isaac” (Von Rad, 259).  NOTA: Von Rad asume que el criado de Abraham en capítulo 24 es el Eliécer de capítulo 15.  En esta exégesis, no haré esa suposición, pero sí lo entiendo como una posibilidad.  Por eso me referiré a él como “el criado de Abraham” o “el criado” en lugar de utilizar el nombre de Eliécer.

 

• Escena 1: Abraham y su criado (vv. 1-9).  Abraham, no queriendo que Isaac se casara con una mujer cananita, manda a su criado, en quien confía, diciéndole “irás á mi tierra y á mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac” (v. 24:4).  Cuando el criado expresa su preocupación de que la mujer precisa no quiera regresar con él a Canaán, Abraham le dice que Dios proveerá a la mujer.  Si ese no es el caso, Abraham disculpará al criado de su obligación.

 

• Escena 2: El criado y Rebeca (vv. 11-27).  El criado va a Aramnaharaim en Mesopotamia, donde reza, “Jehová, Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener hoy buen encuentro… Sea, pues, que la moza á quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba; y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber á tus camellos: que sea ésta la que tú has destinado para tu siervo Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con mi señor” (vv. 12-14).

 

Dios contesta la oración del criado “antes que él acabase de hablar” (v. 15).  Rebeca aparece, y actúa según la oración del criado.  El criado le da un costoso anillo y dos pulseras de oro, y le pregunta si podría quedarse en la casa de su padre.

 

• Escena 3: El criado va a la casa de Labán (vv. 32-60).  Rebeca le habla a Labán del criado de Abraham, y Labán le invita a entrar en su casa – sin duda afectado por los regalos costosos que el criado le ha dado a Rebeca.  El criado le habla a Labán de la riqueza de Abraham y de su deseo de encontrar esposa para Isaac entre los de la casa de su padre.  Entonces les relata su oración en el pozo y la respuesta de Rebeca, dejando claro que ella es la respuesta de Dios a su oración.  Entonces le pregunta a Labán “si vosotros hacéis misericordia y verdad con mi señor” (v. 49).  Labán le dice que tome a Rebeca, y Rebeca va.

 

• Escena 4: Rebeca e Isaac (vv. 62-67).  Al llegar el criado a casa con Rebeca, observan a Isaac caminando por el campo.  El criado le dice a Rebeca que es Isaac, y ella se tapa la cara con el velo.  El criado le cuenta a Isaac lo ocurrido, y éste toma a Rebeca como esposa.

 

Esta historia se trata de la providencia de Dios y el cumplimiento del plan de Dios para Abraham, la nación de Israel, el Mesías, y la salvación de la raza humana.  Isaac ha de tener esposa para cumplirse el plan de Dios – la tienda vacía de Sara necesita una mujer para seguir con la descendencia.  Abraham hace su parte al mandar a su mejor criado para encontrar una mujer entre el pueblo de Abraham y el criado hace su parte, llevando a cabo sus obligaciones con lealtad, pero Dios es el que hace que este viaje sea exitoso (vv. 21:40, 42, 56).  “El Señor guió al criado y suavemente amoldó los corazones de Rebeca y su familia para cumplir con su plan” (Greidanus, 47).

 

Nunca sabemos el nombre del criado de Abraham (a no ser que sea Eliécer de capítulo 15).  El criado no se lleva ninguna gloria para si mismo, sino que se dedica al bienestar de su amo.  “El criado muestra como es la vida de muchos siervos de Dios.  Entran al servicio de su amo y proceden fielmente en situaciones bastante normales, permaneciendo anónimos, pero son importantes vehículos para guiar y bendecir la obra de Dios en cosas diarias” (Fretheim, 512).

 

 

VERSÍCULOS 34-38: IRÁS Á LA CASA DE MI PADRE

 

34Entonces dijo: Yo soy criado de Abraham; 35Y Jehová ha bendecido mucho á mi amo, y él se ha engrandecido: y le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos. 36Y Sara, mujer de mi amo, parió en su vejez un hijo á mi señor, quien le ha dado todo cuanto tiene. 37Y mi amo me hizo jurar, diciendo: No tomarás mujer para mi hijo de las hijas de los Cananeos, en cuya tierra habitó; 38Sino que irás á la casa de mi padre, y á mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo.

 

 

“Yo soy criado de Abraham” (v. 34).  El criado está hablando con Labán, hermano de Rebeca.  El criado ya ha conocido a Rebeca en el pozo, y ella ha actuado según la oración del criado – identificándose como la que Dios ha escogido para ser esposa de Isaac.

 

“Y Jehová ha bendecido mucho á mi amo, y él se ha engrandecido” (v. 35).  El criado llama la atención a la riqueza de Abraham como incentivo para que Labán coopere.  También deja claro que el Señor ha bendecido a Abraham, implicando que el Señor aprueba del carácter de Abraham.  Entonces, les explica que Abraham “le ha dado (a Isaac) todo cuanto tiene” (v. 36), dejando claro que Rebeca disfrutará de gran cantidad de riquezas si se casa con Isaac.

 

“No tomarás mujer para mi hijo de las hijas de los Cananeos, en cuya tierra habitó; Sino que irás á la casa de mi padre, y á mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo” (vv. 37-38).  El criado relata las instrucciones de Abraham, pero no incluye algo que anteriormente ha sido repetido dos veces.  Se trata de que Abraham prohibiera que el criado llevara a Isaac con él a la tierra de la parentela de Abraham (vv. 6, 8).  El criado presenta su mejor carta (y la de Abraham) con intención de asegurar la cooperación de Labán.  Claramente, Abraham ha escogido bien a su emisario.  El criado muestra ambos lealtad hacia Abraham y la capacidad de presentar el caso de Abraham persuasivamente.

 

 

VERSÍCULOS 42-49: SEA ÉSTA LA MUJER

 

42Llegué, pues, hoy á la fuente, y dije: Jehová, Dios de mi señor Abraham, si tú prosperas ahora mi camino por el cual ando; 43He aquí yo estoy junto á la fuente de agua; sea, pues, que la doncella que saliere por agua, á la cual dijere: Dame á beber, te ruego, un poco de agua de tu cántaro; 44Y ella me respondiere, Bebe tú, y también para tus camellos sacaré agua: ésta sea la

 mujer que destinó Jehová para el hijo de mi señor.

 

45Y antes que acabase de hablar en mi corazón, he aquí Rebeca, que salía con su cántaro sobre su hombro; y descendió á la fuente, y sacó agua; y le dije: Ruégote que me des á beber. 46Y prestamente bajó su cántaro de encima de sí, y dijo: Bebe, y también á tus camellos daré á beber. Y bebí, y dio también de beber á mis camellos. 47Entonces preguntéle, y dije: ¿De quién eres hija? Y ella respondió: Hija de Bethuel, hijo de Nachôr, que le parió Milca. Entonces púsele un pendiente sobre su nariz, y brazaletes sobre sus manos: 48E inclinéme, y adoré á Jehová, y bendije á Jehová, Dios de mi señor Abraham, que me había guiado por camino de verdad para tomar la hija del hermano de mi señor para su hijo. 49Ahora pues, si vosotros hacéis misericordia (hebreo: hesed – con amabilidad) y verdad (hebreo: ‘emet – con lealtad) con mi señor, declarádmelo; y si no, declarádmelo; y echaré á la diestra ó á la siniestra.

 

 

“Jehová, Dios de mi señor Abraham” (v. 42).  El criado relata a Labán su oración de versículos 12-14, utilizando casi las mismas palabras.  Se refiere a Dios como “Dios de mi señor Abraham,” pero está claro que el criado parece haber adoptado el Dios de Abraham para si mismo.  Reza con fe que Dios contestará, y su oración es directa y personal.  No es una oración de un hombre que no está acostumbrado a rezar.

 

“Y antes que acabase de hablar en mi corazón, he aquí Rebeca, que salía con su cántaro sobre su hombro” (v. 45).  Ahora el criado relata lo rápidamente que Dios contestó su oración – y lo perfectamente que Rebeca concordó con las especificaciones de su oración.  Lo más obvio es que Dios ha identificado a Rebeca como la mujer que ha escogido para ser esposa de Isaac.  Si Dios la ha escogido, Labán ha de aceptar su voluntad y permitir que Rebeca vaya a Isaac con el criado de Abraham.

 

Al contar la historia, el criado no menciona su petición a Rebeca de quedarse en la casa de su padre (véase v. 23) – Labán podía haberse ofendido.  De nuevo, el criado muestra su capacidad de presentarse bien a si mismo.

 

“Ahora pues, si vosotros hacéis misericordia y verdad con mi señor, declarádmelo; y si no, declarádmelo; y echaré á la diestra ó á la siniestra” (v. 49).  “Esta historia ilustra la ‘bondad’ y ‘lealtad’ de Dios hasta tal punto que el criado parece mostrar ante la familia de Rebeca características parecidas en su trato con Abraham” (Wenham, 148).  El criado pide una clara indicación de su posición para saber como proseguir.  ¿Ha de quedarse y esperar cooperación, o ha de buscar en otro lugar?

 

 

VERSÍCULOS 50-57: NO INCLUIDOS EN ESTA LECTURA

 

Ambos Labán (hermano de Rebeca) y Bethuel (padre de Rebeca) responden de manera positiva al criado de Abraham, diciendo “He ahí Rebeca delante de ti; tómala y vete, y sea mujer del hijo de tu señor, como lo ha dicho Jehová” (v. 51).  El criado responde dándole las gracias a Dios, y después, les da regalos costosos a Rebeca, Labán, y su madre.  Labán y su madre piden que el criado detenga su salida por diez días, pero el criado pide y recibe permiso para salir inmediatamente.

 

 

VERSÍCULOS 58-61: Y EL CRIADO TOMÓ Á REBECA, Y FUÉSE

 

58Y llamaron á Rebeca, y dijéronle: ¿Irás tú con este varón? Y ella respondió: Sí, iré. 59Entonces dejaron ir á Rebeca su hermana, y á su nodriza, y al criado de Abraham y á sus hombres. 60Y bendijeron á Rebeca, y dijéronle:

 

     Nuestra hermana eres; seas

     en millares de millares,

     y tu generación posea

     la puerta de sus enemigos.

 

61Levantóse entonces Rebeca y sus mozas, y subieron sobre los camellos, y siguieron al hombre; y el criado tomó á Rebeca, y fuése.

 

 

“Y llamaron á Rebeca, y dijéronle: ¿Irás tú con este varón? Y ella respondió: Sí, iré” (v. 58).  El hermano y la madre de Rebeca piden el consentimiento de Rebeca.  Su respuesta es corta, directa, y decisiva – “Sí, iré.”

 

“Entonces dejaron ir á Rebeca su hermana, y á su nodriza, y al criado de Abraham y á sus hombres” (v. 59).  Algunas traducciones dicen ‘hermana’ en lugar de nodriza, pero seguramente se trata de una criada que había ayudado a criar a Rebeca.  Al morir ella, sabremos que su nombre era Débora (35:8).

 

“Y bendijeron á Rebeca” (v. 60).  Este versículo indica su bendición, la cual pide que Rebeca tenga muchos descendientes que posean “la puerta de sus enemigos.”  Esta bendición de Rebeca se parece a la promesa que Dios le hizo a Abraham, “Bendiciendo te bendeciré, y multiplicando multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo, y como la arena que está á la orilla del mar; y tu simiente poseerá las puertas de sus enemigos” (22:17).  Será por medio de Rebeca que Dios cumplirá su promesa con Abraham.

 

“y tu generación posea la puerta de sus enemigos” (v. 60).  “Las naciones que Rebeca producirá (25:23) se enfrentarán con guerras incesantes, luchas por supervivencia y superioridad, como ha demostrado la historia de la región” (Mathews, 345).

 

“Levantóse entonces Rebeca y sus mozas, y subieron sobre los camellos, y siguieron al hombre; y el criado tomó á Rebeca, y fuése” (v. 61).  Piense un momento como se sentirían Rebeca y sus padres al verla marchar con el criado.  Un día antes nunca habían conocido al criado de Rebeca o imaginado que ella se iría tan pronto.  La distancia entre su hogar y la casa de Abraham es aproximadamente 500 millas (800 kilómetros) pero, para gente acostumbrada a vivir en un solo lugar, sería una distancia inimaginable.  Rebeca se marcha para unirse con un esposo que solo conoce a través de la breve introducción del criado de Abraham, y sus padres le permiten marchar, preguntándose si la volverían a ver.  Es una marcha alegre porque el criado de Abraham le ha prometido a Rebeca un gran futuro, pero también ha de ser una experiencia angustiosa para Rebeca y su familia – especialmente para su madre.

 

 

VERSÍCULOS 62-67: E INTRODÚJOLA ISAAC Á LA TIENDA DE SU MADRE

 

62Y venía Isaac del pozo del Viviente que me ve; porque él habitaba en la tierra del Mediodía; 63Y había salido Isaac á orar al campo, á la hora de la tarde; y alzando sus ojos miró, y he aquí los camellos que venían.

 

64Rebeca también alzó sus ojos, y vio á Isaac, y descendió del camello; 65Porque había preguntado al criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros? Y el siervo había respondido: Este es mi señor. Ella entonces tomó el velo, y cubrióse.

 

66Entonces el criado contó á Isaac todo lo que había hecho. 67E introdújola Isaac á la tienda de su madre Sara, y tomó á Rebeca por mujer; y amóla: y consolóse Isaac después de la muerte de su madre.

 

 

“Y venía Isaac del pozo del Viviente que me ve; porque él habitaba en la tierra del Mediodía” (v. 62).  El Mediodía (el Negev) es el área al suroeste del Mar Muerto que conecta Canaán con Egipto.  Es una zona árida, poco poblada que poca gente encontraría agradable, pero es una zona importante a causa de las rutas de comercio entre Egipto y las tierras al norte.  Antes, Agar, estando embarazada, se encontró con un ángel en el Viviente después de que Sara hubiera presionado a Abraham para echarla de su casa.  El ángel le aseguró a Agar, ya desesperada, que tendría un hijo, y que ese hijo sobreviviría y sería hombre fiero (16:11-14).  “Alusión a los eventos del embarazo de Agar y el rechazo de su hijo contrastan con la legitimidad de Isaac, que aquí es dueño del pozo, reemplazando a Ismael, el primer nacido” (Mathews, 346).  En el próximo capítulo aprenderemos que Isaac y Rebeca se asientan en el Viviente después de la muerte de Abraham (25:11).

 

Rebeca “había preguntado al criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros? Y el siervo había respondido: Este es mi señor” (v. 65).  Nos sorprende oír que Isaac es amo del criado.  También nos sorprende que el criado se dirija a Isaac y que Abraham no esté por ninguna parte (v. 66).  En el próximo capítulo aprenderemos de la muerte de Abraham (25:8).  Esto ha causado que algunos eruditos piensen que Abraham murió mientras el criado estaba de viaje buscando mujer para Isaac.  Sin embargo, sabemos que Abraham tenía cien años al nacer Isaac (21:5) y que murió a la edad de 175 (25:7), y sabemos que Isaac tenía cuarenta años al casarse con Rebeca (25:20).  Entonces, parece que Abraham vivió 35 años más después de casarse Isaac con Rebeca.  Génesis también relata la boda de Abraham a Cetura y el nacimiento de seis hijos (25:1-6) después de relatar el matrimonio de Isaac con Rebeca (24:67).  Por eso, parece que Abraham aún vivía cuando el criado volvió con Rebeca.

 

“E introdújola Isaac á la tienda de su madre Sara, y tomó á Rebeca por mujer; y amóla” (v. 67).  Esto “destaca que Rebeca es la nueva Sara, y que Isaac es el nuevo Abraham” (Wenham, 152).

 

 

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html.  Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Brueggemann, Walter, Interpretation Commentary: Genesis (Atlanta: John Knox Press, 1982)

 

Fretheim, Terence E., "The Book of Genesis," The New Interpreter's Bible, Volume 1: General Old Testament Articles, Genesis, Exodus, Leviticus (Nashville: Abingdon Press, 1994.

 

Greidanus, Sidney in Van Harn, Roger, E. (ed.), The Lectionary Commentary: The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

 

Hamilton, Victor P., The New International Commentary on the Old Testament: The Book of Genesis, Chapters 18-50 (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1995)

 

Mathews, Kenneth A., The New American Commentary, Genesis 11:27-50:26, Vol. 1b (Broadman & Holman Publishers, 2005)

Newsome, James D., in Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV –– Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

 

Roop, Eugene F., Believers Church Bible Commentaries: Genesis (Scottdale, PA: Herald Press, 1987)

 

Towner, W. Sibley, Westminster Bible Companion: Genesis (Louisville: Westminster John Knox Press, 2001)

 

Tucker, Gene M., in Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1994)

 

Von Rad, Gerhard, The Old Testament Library: Genesis, (Philadelphia: The Westerminster Press, 1972)

 

Wenham, Gordon J., Word Biblical Commentary: Genesis 16-50 (Dallas: Word Books, 1994)

 

www.sermonwriter.com

 

www.lectionary.org

 

Copyright 2009, Richard Niell Donovan