Home  |  An Example of Our Work  |  Free Samples  |  How to Subscribe  |  Links  |  About Us




RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

 

 

 

PASAJE BÍBLICO:   Hechos 16:9-15

 

 

EXÉGESIS:     

 

EL CONTEXTO:

 

Este es el Segundo Viaje de Misionero de Pablo (49-52 D.C.) relatado en Hechos 15:30 – 18:21 (véase Hechos 13-14 para leer de su Primer Viaje de Misionero y Hechos 18:22 – 21:16 para su Tercer Viaje de Misionero).  Por la cantidad de lugares en esta exégesis, sería beneficioso tener un mapa para trazar el viaje de Pablo.  Si no tiene acceso a un atlas bíblico, puede buscar en los mapas que aparecen al final de su Biblia.  También se pueden encontrar mapas en Google, bajo “mapas bíblicos.”

 

Pablo empezó este viaje en Jerusalén y se dirigió hacia el norte a Antioquía de Siria (15:30), que hizo de base para sus viajes de misionero.  Fue acompañado por Silas, después de haber discutido con Bernabé acerca de Juan Marco, a quien Pablo consideraba poco de fiar (15:37-38).

 

Pablo y Silas viajaron a Cilicia (15:41), región donde se encontraba el hogar de Pablo, en Tarso.  Cilicia está ubicada en la costa mediterránea, al sur de Asia Menor (la actual Turquía). Este relato no dice que Pablo y Silas visitaran Tarso, pero es probable que lo hicieran.

 

Pablo y Silas siguieron hacia el noroeste a las ciudades de Derbe y Listra, en la actual Turquía, donde se les unió el joven Timoteo (16:1).

 

Los tres discípulos (Pablo, Silas, y Timoteo) entonces viajaron por las regiones de Phrygia y Galacia en el centro oeste de Asia Menor (Turquía).  El Espíritu Santo les prohibió proclamar el Evangelio en Asia (16:6), entonces decidieron ir a Bithynia, pero el Espíritu de Jesús tampoco les permitió ir allí (16:7).  La cosa es que Pablo y sus compañeros no se han quedado solos, pero reciben la dirección de Dios.

 

Pablo y sus compañeros entonces fueron a Troas (16:8), un puerto en la costa noroeste de Asia Menor (Turquía).  Troas se encuentra en el Mar Ageo (mar que separa Asia Menor y Grecia).

 

Un punto interesante: El Mar Ageo y una serie de vías fluviales conectadas (el Estrecho de Dardanelos, el Mar de Mármara, y el Estrecho de Bosporus) separan Asia de Europa, con Turquía en el lado asiático y Grecia en el europeo.  La visita de Pablo a Macedonia representa el comienzo de la introducción del Cristianismo en el continente europeo.

 

 

VERSÍCULOS 9-10: PASA Á MACEDONIA Y AYÚDANOS

 

9Y fue mostrada á Pablo de noche una visión: Un varón Macedonio se puso delante, rogándole, y diciendo: Pasa á Macedonia, y ayúdanos. 10Y como vio la visión, luego procuramos partir á Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.

 

 

“Y fue mostrada á Pablo de noche una visión: Un varón Macedonio se puso delante, rogándole, y diciendo: Pasa á Macedonia, y ayúdanos” (v. 9).  Mientras estaba en Troas, Pablo tuvo una visión de un hombre rogándole que fuera a Macedonia, que formaba la mayor parte de Grecia actual.  Igual que Jesús y el Espíritu guiaron los viajes de Pablo en versículos 6-8, Dios sigue guiándole aquí.

 

Macedonia estaba entre Achaia (el sur de Grecia actual) y Thrace (la actual Bulgaria más la sección europea de Turquía al oeste del Estrecho de Bosporus).  Hacía tres siglos, Macedonia llegó a ser conocida mundialmente cuando Alejandro el Grande fue rey.

 

La actual República de Macedonia (norte de Grecia) solo incluye una pequeña parte de la antigua Macedonia.  Por muchos años fue parte de Yugoslavia, pero consiguió su independencia en 1991.

 

Algunos piensan que el hombre de Macedonia en la visión de Pablo podría ser Lucas, autor del Libro de Hechos (basado en los pasajes de “nosotros” en versículo 10 y en otros lugares de Hechos).  Otros sugieren que podría ser Alejandro el Grande (ya que Alejandro era de Macedonia).  De todos modos, estas opiniones son especulativas y no merecen mucha atención.  Si nos fuera importante saber la identidad del hombre de Macedonia, Lucas lo hubiera revelado.

 

“Y como vio la visión, luego procuramos partir á Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio” (v. 10).  Interpretando su visión como una llamada de Dios, Pablo y sus compañeros deciden cruzar el Mar Ageo para ir a Macedonia.

 

“luego procuramos partir á Macedonia” (v. 10b).  Este pasaje es uno de los primeros donde aparece la forma “nosotros” en el libro de Hechos (véase también 16:11-17; 20:5-8, 13-15; 21:1-18; 27:1 – 28:16).  Dado que Lucas escribió el Libro de Hechos, muchos creen que, en este momento, Lucas se une a Pablo y a sus compañeros.  No obstante, esto no lo podemos saber con certeza.

 

 

VERSÍCULOS 11-12: DE SAMOTRACIA A NEÁPOLIS A FILIPOS

 

11Partidos pues de Troas, vinimos camino derecho á Samotracia, y el día siguiente á Neápolis; 12Y de allí á Filipos, que es la primera ciudad de la parte de Macedonia (griego: prote meridos tes Makedonias polis), y una colonia; y estuvimos en aquella ciudad algunos días.

 

 

“Partidos pues de Troas, vinimos camino derecho á Samotracia, y el día siguiente á Neápolis” (v. 11).  Samotracia es una isla cerca de la costa de Thrace (actualmente el noreste de Grecia).  Se encuentra a unas 20 millas (32 kilómetros) de la costa de Thrace – sur de la ciudad de Neápolis, puerto marítimo en la costa de Macedonia (Grecia actual).  Neápolis es el puerto que utiliza Filipos.

 

Con buen clima, un barco podría hacer el trayecto desde Troas a Samotracia en un día y de Samotracia a Neápolis en un día más.  El capitán del barco solía hacer escala en Samotracia en vez de navegar esas aguas por la noche.

 

“Y de allí á Filipos, que es la primera ciudad de la parte de Macedonia (prote meridos tes Makedonias polis), y una colonia; y estuvimos en aquella ciudad algunos días” (v. 12).  Filipos está 10 millas (16 kilómetros) noroeste de Neápolis en el este de Macedonia (actualmente el noreste de Grecia).  Está conectada a Neápolis por una carretera romana, la “Vía Egnatia” o el “Camino de Egnatia.”

 

Mientras estaba en Filipos, Pablo y sus compañeros fueron arrestados y encarcelados después de haber exorcizado un espíritu de una esclava (16:16-24), pero un terremoto abrió las puertas de las celdas y les liberó de las cadenas que les ataban.  No obstante, Pablo y sus compañeros se quedaron en sus celdas y testificaron ante su carcelero.  Esto culminó con la conversión del carcelero y su familia (16:25-34).  La siguiente mañana, los magistrales ofrecieron soltar a Pablo y a sus compañeros, pero Pablo contestó que ellos eran ciudadanos romanos y exigió una disculpa por los azotes que habían recibido y por su encarcelamiento – y las autoridades concedieron la disculpa (16:35-39).  Pablo y sus compañeros entonces fueron a casa de Lidia donde alentaron a los nuevos cristianos.  Después de eso salieron de Filipos (16:40).

 

La iglesia en Filipos apoyará generosamente el ministerio de Pablo (Filipenses 1:5; 4:10, 14-18).  Más adelante, Pablo le escribirá una carta desde su celda – quizá desde Roma (Filipenses 1:7, 13-14).

 

“la primera ciudad de la parte de Macedonia” (v. 12b).  Es difícil saber con exactitud como traducir prote meridos tes Makedonias polis.  Otra traducción sería “ciudad del primer distrito de Macedonia.”  Si se quiere decir “la primera ciudad,” puede referirse a la prosperidad de Filipos.  Tesalónica es la capital de Macedonia.

 

 

VERSÍCULOS 13-15: LIDIA, TEMEROSA DE DIOS, ESTABA OYENDO

 

13Y un día de sábado salimos de la puerta junto al río, donde solía ser la oración; y sentándonos, hablamos á las mujeres que se habían juntado. 14Entonces una mujer llamada Lidia, que vendía púrpura en la ciudad de Tiatira, temerosa de Dios (griego: sebomene ton theon), estaba oyendo; el corazón de la cual abrió el Señor para que estuviese atenta á lo que Pablo decía. 15Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó, diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad: y constriñónos.

 

 

“Y un día de sábado salimos de la puerta junto al río” (v. 13a).  Seguramente se trata del Río Gangites, a más de una milla del pueblo.

 

“donde solía ser la oración” (v. 13b).  Si este lugar es donde la gente judía va a rezar los sábados, esto significa que no debe haber una sinagoga en Filipos.  Una sinagoga requeriría la presencia de diez hombres judíos para formar un minyán (el quórum requerido para la alabanza judía).  Quizá no haya diez hombres judíos en Filipos.

 

“y sentándonos” (v. 13c).  Sentarse sería la postura normal para un maestro. 

 

“hablamos á las mujeres que se habían juntado” (v. 13d).  “John Calvin anotó una incongruidad interesante.”  Pablo y sus compañeros fueron llamados a Macedonia por un hombre, pero en Filipos solo encuentran mujeres – “y la mujer convertida no es de Macedonia” (Gaventa, 236).  Como veremos en el próximo versículo, Lidia es de Thyatira, una ciudad en Asia Menor (Turquía).

 

Aunque la cultura de aquel día mostraba una fuerte preferencia para los hombres, Lucas frecuentemente incluye a mujeres en una historia o en historias emparejadas de un hombre y una mujer (Lucas 1:5-24, 26-38; 7:1-10 y 7:11-17; 8:26-39 y 8:40-56, etcétera).  María, Elisabeth, y Ana aparecen prominentemente al final de su Evangelio.  En el Libro de Hechos, varias veces menciona “hombres y mujeres” (2:18; 5:14; 8:3, 12; 22:4).

 

A menudo la gente piensa de Pablo como misógino (uno que odia mujeres), pero no es así.  Las mujeres tienen un papel importante en el ministerio de Pablo (17:4, 12, 34; 18:2), y dice que en Cristo “no hay varón, ni hembra” (Gálatas 3:28).

 

Walasky anota que este incidente “nos recuerda lo mucho que había cambiado Pablo.  Ahora, desechaba máximas farisaicas tradicionales como ‘No hable mucho con una mujer… El que hable mucho con una mujer se causa mal a si mismo’” (Walasky, 157).  Pablo, claro, es fariseo.

 

Y Rottman dice: “Dios parece haber desviado al apóstol Pablo cientos de millas para prohibirle predicar en Asia e impedirle entrar en Mysia, solo para que Pablo llegara justo a tiempo para predicar ese día frente a un manojo de mujeres cerca del río en Filipos” (Rottman, 578).  Esto nos debe animar cuando nuestra propia congregación es pequeña y se compone de gente común y corriente.  Nuestra obra en un lugar así, por fuerza de Dios, puede tener significado eterno.

 

Entonces una mujer llamada Lidia, que vendía púrpura en la ciudad de Tiatira, temerosa de Dios (sebomene ton theon), estaba oyendo” (v. 14a).  Varios eruditos interpretan sebomene ton theon como “uno que teme a Dios” – como Cornelio, el gentil que aceptó la fe judía (Hechos 10:2).  Por ejemplo, “Lucas describe a Lidia antes de su conversión como una persona temerosa de Dios, una manera poco técnica para describir a alguien que se siente atraído por el judaísmo pero que no ha cumplido con los ritos iniciativos de un prosélito y alguien que no guardaba por completo la ley Mosaica” (Litwak, 736).

 

No obstante, Cornelio fue descrito como phoboumenos ton theon, que claramente significa temeroso de Dios, mientras que Lidia se describe como sebomene ton theon, que significa reverente o en alabanza a Dios.  Es difícil ofrecerle a Lidia el estatus de temerosa de Dios basado solo en sebomene ton theon.  Es más probable que ella simplemente sea una mujer devota – quizá una gentil que favorece la fe judía – pero, quizá sea judía.

“que vendía púrpura en la ciudad de Tiatira” (v. 14b).  Tiatira está en Asia Menor (Turquía) – aproximadamente a 250 millas (400 kilómetros) al sudeste de Filipos.  Tiatira es conocida por sus tintes morados.

 

El tinte morado se extraía de un tipo de caracol especial.  La cantidad limitada de estos caracoles y el tedio proceso de extraer el tinte hacían que el tinte morado resultara costoso.  Solo los más ricos, como la realeza, podía comprar tela morada, por esa razón, el color purpura llegó a asociarse con la realeza.  Como vendedora de un producto de lujo a la gente rica, Lidia seguramente era una mujer próspera.  Hay comentarios que a menudo la describen como rica, pero es probable que hubiera una gran diferencia entre su riqueza y la afluencia de sus clientes.  De todos modos, el hecho de que negocia con tela de color púrpura y que tiene una casa lo bastante grande para hospedar a Pablo y a sus compañeros sugiere que está en buena situación económica.

 

“el corazón de la cual abrió el Señor para que estuviese atenta á lo que Pablo decía” (v. 14c).  Dese cuenta donde ocurre la acción.  Pablo le habla a Lidia de Jesús, pero el Señor es el que le abre el corazón para escuchar y responder.

 

Debemos recordar esto en nuestro propio ministerio.  Debemos hacer nuestro mejor esfuerzo, porque el ministerio cristiano trata de vida y muerte – pero también debemos recordar que lo más importante ocurre entre el oyente y el Espíritu Santo.  Debemos proclamar el Evangelio, porque “¿cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14).  Pero no nos debemos orgullecer cuando los resultados son buenos ni entristecernos cuando no lo son.  Dios nos pide ser fieles en vez de exitosos.

 

También debemos recordar que cuando parece que nuestro predicar no da resultado, no quiere significa que no hayamos tenido respuesta.  Hemos plantado la semilla.  Otro la regará.  Dios la hará crecer (1 Corintios 3:5-7).

 

Y cuando fue bautizada, y su familia” (v. 15a).  Aparentemente, Lidia es la cabeza de su familia – no tiene esposo.  No sabemos si es soltera, divorciada, o viuda.  Su familia seguramente incluía sus sirvientes, y también podría incluir niños.  Los que practican el bautizo de infantes a veces utilizan bautizos de este tipo en el hogar para justificar la práctica.  No obstante, no se mencionan niños en ningún relato del bautizo de todos en el hogar.

 

Lidia fue “la primera que se convirtió a la fe cristiana en territorio europeo” (Brueggemann, 315).

 

“nos rogó, diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad: y constriñónos” (v. 15b).  Como se anota arriba, el hecho de que Lydia tiene espacio en su casa para acomodar a Pablo y a sus compañeros sugiere su buena condición económica.  Convence a Pablo y a sus compañeros que acepten su hospitalidad, y lo hacen.  Más adelante, cuando Pablo es encarcelado y liberado, él y sus compañeros visitarán de nuevo la casa Lidia – aunque seguramente sería una visita muy breve (16:40).

 

 

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html.  Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).    

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Barclay, William, Daily Study Bible: Acts, (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1976)

 

Bock, Darrell L., Baker Exegetical Commentary on the New Testament: Acts (Grand Rapids: Baker Academic, 2007)

 

Bruce, F. F., The New International Commentary on the New Testament: The Book of Acts (Revised) (Grand Rapids: William B Eerdmans Publishing Company, 1988)

 

Chance, J. Bradley, The Smyth & Helwys Bible Commentary:  Acts (Macon, Georgia: Smyth & Helwys Publishing, Inc., 2007)

 

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holliday, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, C (Valley Forge: Trinity Press, 1994)

 

Faw, Chalmer E., Believers Church Bible Commentary: Acts, (Scottdale, Pennsyvania: Herald Press, 1993)

 

Gaventa, Beverly Roberts, Abingdon New Testament Commentaries: The Acts of the Apostles (Nashville:  Abingdon Press, 2003)

 

Litwak, Kenneth D., in Sakenfeld, Katharine Doob (ed.), The New Interpreter's Dictionary of the Bible: I-Ma, Vol. 3 (Nashville: Abingdon Press, 2008)

 

Newsome, James D. in Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; McCann, J. Clinton; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV–Year C (Louisville: Westminster John Knox Press, 1994)

 

Polhill, John B., New American Commentary: Acts, Vol. 26 (Nashville: Broadman Press, 1992)

 

Rottman, John M., in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday's Text. The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

 

Wall, Robert W., The New Interpreter's Bible: Acts, Romans, I Corinthians, Vol. X (Nashville: Abingdon Press, 2002)

 

Walaskay, Paul W., Westminster Bible Companion: Acts (Louisville: Westminster John Knox Press, 1998)

 

Williams, David J., New International Biblical Commentary: Acts (Paternoster Press, 1995)

Willimon, William H., Interpretation: A Bible Commentary for Teaching and Preaching: Acts (Atlanta: John Knox Press, 1988)

 

www.sermonwriter.com

 

www.lectionary.org

 

We welcome your feedback!  dick@sermonwriter.com

 

Copyright 2011, Richard Niell Donovan