Home  |  An Example of Our Work  |  Free Samples  |  How to Subscribe  |  Links  |  About Us



SermonWriter

 

 

 

RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

 

 

 

PASAJE BÍBLICO:   Hechos 2:42-47

 

 

EXÉGESIS:     

 

EL CONTEXTO:

 

Para ver una introducción a Hechos 2, véase la exégesis de Hechos 2:1-21.

 

Véase también las exégesis de:

 

     • Hechos 2:14a, 22-32

     • Hechos 2:14a, 36-41 (incluyendo versículos 33-35)

 

 

VERSÍCULO 42: Y PERSEVERABAN

 

42Y perseveraban (proskarterountes) en la doctrina de los apóstoles, y en la comunión (grieto: te koinonia – la comunión), y en el partimiento del pan (griego: tou artou – el pan), y en las oraciones.

 

 

“Y perseveraban” (griego: proskarterountes) (v. 42a).  Proskarterountes puede significar “serio” o “perseverar” o “ser constantemente diligente” o “adherirse fuertemente.”  Esta es la misma palabra que Lucas utilizó para describir las actividades de los discípulos después de la ascensión de Jesús al decir, “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego” (Hechos 1:14).

 

Aquí Lucas nos presenta la fiel y constante adhesión de los discípulos a “la doctrina de los apóstoles, y en la comunión, y en el partimiento del pan, y en las oraciones.”

 

“en la doctrina de los apóstoles” (v. 42b).  En su Evangelio, Lucas pone mucho énfasis en las enseñanzas de Jesús (Lucas 4:16-27, 42-44; 6:1-11, 20-49; 8:4-21; 9:1-6, 21-27; 43b-50, 57-62, etcétera).  En su Gran Comisión, Jesús instruyó a sus discípulos que hicieran más discípulos, “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:19-20).  Prometió que el Espíritu Santo “os recordará todas las cosas que os he dicho” (Juan 14:26).

 

En el Libro de Hechos, Lucas incluye doctrina frecuentemente (2:42; 4:2; 5:21, 25, 28, 42; 13:12; 17:19; 18:11; 20:20; 28:31), pero no divulga el contenido de dicha doctrina.  Sin embargo, podemos estar seguros de que “la doctrina de los apóstoles” incluía lo que habían aprendido de Jesús tanto como un gran énfasis en la muerte, resurrección, y ascensión de Jesús.  Con el pasar del tiempo, también incluiría cuestiones de disciplina eclesiástica – pero en ese momento no había pasado suficiente tiempo para que este tema fuera de gran importancia en la doctrina de la iglesia.

 

“y en la comunión” (te koinonia – la comunión) (v. 42c). Anote que koinonia lleva el artículo definido (“la”) – como las otras tres disciplinas mencionadas en este versículo.

 

Koinonia puede significar “comunión” o “asociación” o “comunicación.”  Siempre incluye de alguna manera la unidad humana – el compartir.  “La palabra se utilizaba a menudo para describir la mutualidad de un matrimonio” (Bock, 150).

 

En el Nuevo Testamento, koinonia se refiere a “una relación mutua con Cristo que nace de la llamada de Dios (1 Corintios 1:9), y es sostenida por el Espíritu Santo (2 Corintios 13:14; Filipenses 2:1)” (Willis).

 

El koinonia que sienten los discípulos se expresa naturalmente en el compartir de sus recursos (vv. 44-45; véase también Romanos 15:26; Galatos 6:6; Filipenses 4:14-20; Hebreos 13:16).

 

“y en el partimiento del pan” (tou artou – el pan) (v. 42d).  Cuando Lucas habla del “partimiento del pan,” ¿se refiere a una comida cualquiera o a la celebración de la Eucaristía? No podemos estar seguros.  Lo más probable es que gente usara la frase “partimiento de pan” o “partir pan” para hablar de una comida diaria.

 

No obstante, el uso del artículo definido (el pan) podría marcar una comida especial – es decir, la Eucaristía.  También, “el partimiento del pan” aquí es una de cuatro actividades.  Las otras tres (doctrina, comunión, y oración) son actividades de carácter espiritual.  Esto sugiere que Lucas quería hablar del partimiento del pan como disciplina espiritual (la Eucaristía) también (Fernando, 121).

 

Lucas documenta cuatro ocasiones donde Jesús partió pan (Lucas 9:16; 22:19; 24:30, 35).  Una de ellas (22:19) fue cuando Jesús instituyó la Eucaristía.  Las otras, aunque se refieren a comidas diarias, utilizan lenguaje que claramente evoca la Eucaristía (lenguaje como “bendijo,” “partió,” “dio”).  En el Libro de Hechos, Lucas documenta dos ocasiones donde los discípulos partieron pan.  Una (20:7) se refiere a la Eucaristía, mientras que la otra (27:35) se refiere a una comida diaria.

 

“y en las oraciones” (v. 42e).  El uso del artículo definido (las oraciones) sugiere que pueden ser oraciones utilizadas en alabanza pública.  Sabemos que estos discípulos pasaron bastante tiempo en un templo (v. 46).  Entonces la frase “las oraciones,” seguramente incluía oraciones utilizadas en el templo.  También es probable que incluyera oraciones como el Padre Nuestro, que nació en un contexto cristiano, y oraciones privadas.

 

 

VERSÍCULO 43: Y TODA PERSONA TENÍA TEMOR

 

43Y toda persona tenía temor (griego: phobos) y muchas maravillas (griego: terata – de teras) y señales (griego: semeia) eran hechas por los apóstoles.

 

 

“Y toda persona tenía temor” (phobos) (v. 43a).  El phobos que se menciona aquí se parece a la frase “en el temor del Señor” – una frase que aparece frecuentemente en el Antiguo Testamento y dos veces en el Nuevo (Hechos 9:31; 2 Corintios 5:11).  En el Antiguo Testamento, el temor del Señor se equipara con la sabiduría (Job 28:28) y el conocimiento (Proverbios 1:7) y el odio del mal (Proverbios 8:13).  El temor del Señor prolonga la vida (Proverbios 10:27; 14:27) y da confianza (Proverbios 14:26) y riquezas (Proverbios 22:4).

 

Phobos es una reacción a las maravillas y señales – maravillarse ante algo sagrado – sentir un respeto profundo ante la presencia de gran poder.

 

Este phobos vino sobre todos – creyentes y no creyentes – apóstoles y creyentes normales y corrientes.  No hay razón por la que pensar que los apóstoles que obran estas maravillas y señales no estén también maravillados por el poder de sus propias manos.  Saben que el poder no es suyo, sino de Dios.  Saben que tienen la responsabilidad de utilizar este poder con cuidado.  Saben que Dios les hará responsables si no lo utilizan bien.  Eso es suficiente para que cualquiera sienta phobos del Señor.

 

“y muchas maravillas (terata – de teras) y señales (semeia) eran hechas por los apóstoles” (v. 43b).  “Teras ocurre dieciséis veces en el Nuevo Testamento (nueve veces en Hechos), exclusivamente en el plural y siempre ligado a la palabra griega semeia (‘señales’)… (Teras) conlleva la idea de la auto revelación de Dios” (Dillman, 1100).  Señales (semeia) son acciones que señalan hacia algo que va más allá de sí mismos.  El propósito de las maravillas y señales es revelar algo de Dios – o establecer la credibilidad de los apóstoles que ahora obran señales y maravillas.

 

 

VERSÍCULOS 44-45: TODOS LOS QUE CREÍAN TENÍAN TODAS LAS COSAS COMUNES

 

44Y todos los que creían estaban juntos (griego: epi to auto – en el mismo sitio); y tenían todas las cosas comunes (griego: koina); 45Y vendían las posesiones, y las haciendas, y repartíanlas á todos, como cada uno había menester.

 

 

“Y todos los que creían estaban juntos (epi to auto – en el mismo sitio); y tenían todas las cosas comunes” (v. 44).  “Todos…juntos” y “todas las cosas comunes” forman el hilo de unidad que hemos visto antes (1:14; 2:1) y que volveremos a ver (v. 46; 4:32).

 

“y tenían todas las cosas comunes” (koina) (v. 44b).  Anote el juego de palabras entre koina (“comunes”) en este versículo y koinonia “comunión” en versículo 42.

 

A primera vista, podríamos pensar que se trata de un comunismo del primer siglo (sin el ateísmo comunista).  Sin embargo, el comunismo moderno es un sistema que funciona de arriba abajo y que fuerza a la gente a vivir en situaciones comunitarias sin darle importancia a sus preferencias.  Esta comunidad del primer siglo es una comunidad voluntaria – no requerida o forzada:

 

• Como indica el siguiente versículo, estos creyentes siguen siendo dueños de posesiones y bienes, y las venden según sea necesario.

 

• En la historia de Ananías y Safira (5:1-11), Pedro les riñó por guardarse parte de las ganancias de la venta de su propiedad.  Dijo, “Reteniéndola, ¿no se te quedaba á ti? y vendida, ¿no estaba en tu potestad? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido á los hombres, sino á Dios” (5:4).  Es decir, a Ananías y Safira no se les requería vender su propiedad y entregar las ganancias a la iglesia.  Su pecado fue aparentar que habían entregado todas las ganancias a la iglesia mientras guardaban parte de las ganancias en secreto.  Su pecado fue engañar a Dios (5:4).

 

• Más adelante, Lucas menciona “la casa de María” (12:12) como si ella aún fuera propietaria de su propia casa.

 

“Y vendían las posesiones, y las haciendas, y repartíanlas á todos, como cada uno había menester” (v. 45).  “Los verbos ‘vender’… y ‘repartir’… están en el imperfecto… Este compartir se hacía una y otra vez” (Bock, 152).

 

Es indudable que algunos creyentes estaban muy necesitados.  Sabemos que algunos de los apóstoles dejaron sus botes y su única forma de mantenerse para seguir a Jesús.  Algunos que habían venido de otras naciones a Jerusalén para celebrar la Pascua también podían haberse quedado después de hacerse creyentes.

 

La comunidad de creyentes ahora sobrepasa tres mil personas.  En cualquier comunidad de ese tamaño siempre hay unos que se enferman o mueren y otros que sufren en circunstancias difíciles.  Yo venero en una iglesia de dos o trescientas personas en la lista de miembros, y el pastor suele mencionar seis u ocho peticiones cada semana – muchas de ellas serias.  Iglesias con miles de personas no tratan de dirigirse a peticiones individuales porque llevaría demasiado tiempo.  Comunidades grandes tienen muchas necesidades.

 

Tradicionalmente, el pueblo judío distribuía comida a los necesitados.  Por eso, estos cristianos siguen la tradición y ayudan a los necesitados.  La diferencia aquí es que bajo su benevolencia existe una verdadera unión – y una disposición para sacrificarse por los demás.

 

 

VERSÍCULOS 46-47a: COMÍAN JUNTOS CON ALEGRÍA Y SENCILLEZ DE CORAZÓN

 

46Y perseverando unánimes (griego: homothumadon – de una mente) cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y con sencillez (griego: apheloteti – simple, sin pretensión) de corazón, 47aAlabando á Dios, y teniendo gracia con todo el pueblo.

 

 

“Y perseverando unánimes (homothumadon – de una mente) cada día en el templo” (v. 46a).  Jesús pasaba bastante tiempo en el templo – purificándolo (Lucas 19:45-46) – y enseñando (Lucas 19:47; 20:1; 21:37).  Lucas cerró su Evangelio diciéndonos que los discípulos “estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo á Dios” (Lucas 24:53).  Ahora nos dice que continúan esta tradición.  No han dejado atrás el Judaísmo.  Aunque las autoridades del templo estaban detrás de la crucifixión de Jesús, estos discípulos observan la alabanza en el templo regularmente – “cada día.”

 

Estos discípulos entendían que su participación en el templo les ponía en contacto con mucha gente ante quien podían testificar de Cristo.

 

“y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y con sencillez (apheloteti – simple, sin pretensión) de corazón” (v. 46b).  Lo más probable es que el partir del pan en este versículo se refiere a una comida diaria y no la Eucaristía.  Lo que tenemos aquí es una mesa rodeada de discípulos en comunión sin pretensiones ni egos.  “Su comunidad seguramente se organizaba de manera parecida a la organización de voluntarios llamada haburah, cuyo elemento central era el comer juntos” (Bruce, 74). 

 

“Alabando á Dios, y teniendo gracia con todo el pueblo” (v. 47a).  Lucas escribe el Libro de Hechos casi medio siglo después de que estos eventos tomaran lugar.  Presenta la iglesia en su infancia y en su estado ideal.  “Pero este tiempo perfecto, esta edad dorada, no duró.  Está claro que Lucas sabía esto” (Walasky, 47).

 

 

VERSÍCULO 47b: Y EL SEÑOR AÑADÍA CADA DÍA A LA IGLESIA

 

47bY el Señor añadía cada día á la iglesia los que habían de ser salvos.

 

 

“Y el Señor añadía cada día á la iglesia los que habían de ser salvos” (v. 47b).  Los discípulos estaban haciendo todo bien – cuidándose uno a otro – viviendo en harmonía – alabando a Dios – pero fue el Señor quien añadió a la iglesia.  Como dice Pablo en su primer epístola a los Corintios, “Yo planté, Apolos regó: mas Dios ha dado el crecimiento” (1 Corintios 3:6).

 

Muchas iglesias hoy se preocupan por su propio crecimiento.  A menudo están tentadas a adoptar diversas modas para atraer a gente.  Aún más alarmante son las iglesias que prefieren no hablar de cosas desagradables, como la crucifixión, a favor de cosas más alegres.

 

Brueggemann nos recuerda que esta temprana iglesia que creció tan rápidamente “no se dedicó al evangelismo, sino a predicar y a la comunión, a la alabanza y a las obras de caridad” (Brueggemann, 284).  Dios honró su lealtad añadiendo “cada día á la iglesia los que habían de ser salvos” (v. 47b).

 

 

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html.  Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).    

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Barclay, William, Daily Study Bible: Acts, (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1976)

 

Bock, Darrell L., Baker Exegetical Commentary on the New Testament: Acts (Grand Rapids: Baker Academic, 2007)

Bruce, F. F., The New International Commentary on the New Testament: The Book of Acts (Revised) (Grand Rapids: William B Eerdmans Publishing Company, 1988)

 

Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV –– Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

 

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

 

Dillman, C.N., in Bromiley, Geoffrey (General Editor), The International Standard Bible Encyclopedia, Volume Four: Q-Z - Revised (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1988)

 

Fackre, Gabriel, in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday's Text. The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

 

Faw, Chalmer E., Believers Church Bible Commentary: Acts, (Scottdale, Pennsyvania: Herald Press, 1993)

 

Fernando, Ajith, The NIV Application Commentary:  Acts (Grand Rapids:  Zondervan, 1998)

 

Gaventa, Beverly Roberts, Abingdon New Testament Commentaries: The Acts of the Apostles (Nashville:  Abingdon Press, 2003)

 

Polhill, John B., New American Commentary: Acts, Vol. 26 (Nashville: Broadman Press, 1992)

 

Walaskay, Paul W., Westminster Bible Companion: Acts (Louisville: Westminster John Knox Press, 1998)

 

Wall, Robert W., The New Interpreter's Bible: Acts, Romans, I Corinthians, Vol. X (Nashville: Abingdon Press, 2002)

 

Williams, David J., New International Biblical Commentary: Acts (Paternoster Press, 1995)

 

Willimon, William H., Interpretation: A Bible Commentary for Teaching and Preaching: Acts (Atlanta: John Knox Press, 1988)

 

Willis, Wendell, in Freedman, David Noel (ed.), Eerdmans Dictionary of the Bible (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2000)

 

www.sermonwriter.com

 

www.lectionary.org

We welcome your feedback!  dick@sermonwriter.com

 

Copyright 2010, Richard Niell Donovan