Home  |  An Example of Our Work  |  Free Samples  |  How to Subscribe  |  Links  |  About Us




RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por r Emmanuel Vargas Alavez

 

 

PASAJE BÍBLICO:   Mateo 2:1-12

 

 

EXÉGESIS:     

 

EPIFANÍA: La palabra significa la aparición o manifestación, y la epifanía marca la primera manifestación de Jesús a los gentiles. Celebramos la epifanía en Enero 6. Mientras que los cristianos enfatizan la Navidad y la Pascua hoy, la Pascua, Pentecostés y Epifanía eran los días santos importantes para la iglesia primitiva.

 

 

VERSÍCULOS 1-12: VISTA GENERAL

 

“La sublime historia de Mateo de la adoración de los magos frecuentemente ha sido mejor entendida por los poetas y artistas que por los eruditos, cuyo análisis microscópico ha perdido la esencia” (Hare, 12). ¡Que maravillosa intuición! La diferencia es una de actitud. El poeta y el artista abordan la Escritura con asombro y afecto, con el corazón. El erudito se acerca a la Escritura sistemática y analíticamente, con la cabeza. Ambos tienen su lugar, y necesitamos a ambos. Esta historia, sin embargo, muestra cómo Cristo enriquece a quienes le traen su corazón. Los magos vinieron con gozo en sus corazones para ver al Cristo niño, y Dios les permitió ver cosas maravillosas.

 

Mateo nos cuenta una historia muy diferente a la de Lucas:

 

• En lugar de pastores, Mateo nos da a los Magos del oriente.

• En lugar de un establo, Mateo nos lleva al palacio de Herodes.

• En lugar de un pesebre, Mateo nos muestra regalos dignos de un rey.

• En lugar de ángeles, Mateo nos cuenta de sueños.

 

Aunque tendemos a pensar que los pastores y los magos de oriente se reunieron alrededor del pesebre, los pastores llegaron de cerca y los magos de lejos. La visita de los magos probablemente se dio mucho después de que los pastores habían partido. María y José permanecieron por los alrededores de Belén y Jerusalén hasta que Jesús había sido circuncidado y presentado en el templo (Lucas 2:22-38). María también necesitaba tiempo para recuperarse del parto antes de viajar a Nazarea. Probablemente los magos los visitaron durante la última parte de la estancia de María y José en Belén y Jerusalén.

 

Mateo incluye un número de elementos sombríos en su historia:

 

• José decide abandonar a María secretamente (1:19).

• Herodes mata a los niños intentando deshacerse del rey recién nacido (2:16-18).

• José y su familia huyen a Egipto para escapar del rey asesino (2:13-15).

• Cuando José  y su familia regresan de Egipto, van a Nazarea y no a Belén porque otro violento rey estaba gobernando en Judea (2:19-23).

 

Existe un importante número de paralelismo entre las historias de Moisés y Jesús:

 

• El faraón ordena que todos los niños hebreos sean ejecutados (Éxodo 1:16, 22), igual que lo hace Herodes (2:16-18).

 

• Moisés es salvado por la intervención de la hija del faraón (Éxodo 2:1-10), al igual que Jesús es salvado por el sueño donde se le avisó a José y María de huir (v. 11).

 

• Como joven, Moisés, temiendo por su vida, huye del faraón (Éxodo 2:15).

 

• El Señor le dijo a Moisés, “Ve y vuélvete a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte” (Éxodo 4:19), al igual que el ángel le dice a José, “Levántate, y toma al niño y á su madre, y vete á tierra de Israel; que muertos son los que procuraban la muerte del niño” (Mateo 2:19-20).

 

“Cuando Mateo 2 se toma como un todo literal y se lee con el trasfondo de Éxodo 1-2, Jesús emerge como un tipo de Moisés… Con las varias historias en el capítulo 2, Mateo buscaba expresar la continuidad entre Moisés y Jesús” (Harrington, 49).

 

 

VERSÍCULOS 1-2: ¿DÓNDE ESTÁ EL REY?

 

1Y como fue nacido Jesús en Belem de Judea en días del rey Herodes, he aquí unos magos vinieron del oriente á Jerusalén, 2diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido? porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos á adorarle.

 

 

"en días del rey Herodes" (v. 1).  Este es Herodes el grande. Sus hijos, Herodes Arquéalo, Herodes Felipe, y Herodes Antipas, sucederán a su padre después de su muerte en el año 4 a.C. Herodes el Grande fue, de muchas maneras, un verdadero gran rey. Conservó la paz, construyó el Templo, algunas veces fue generoso. Sin embargo, parece genuinamente paranoico asesinando rivales, ya fueran reales o imaginarios. Ejecutó a su esposa y a tres de sus hijos. La masacre de los inocentes (2:16-18), que tiene como modelo la matanza del faraón de los bebés israelitas (Éxodo 2:1-10), afirma ese carácter.

 

Es irónico que estos hombres pregunten a Herodes, cuyo título oficial es rey de los judíos, sobre un bebé que ha nacido como rey de los judíos. Ellos parecen no sospechar que esa pregunta hará sonar la alarma para Herodes. Este título, Rey de los Judíos, reaparecerá al final de este evangelio cuando Pilatos pregunta “¿Eres tú el rey de los judíos?” (27:11); y cuando los soldados se burlan de él diciendo “¡Salve, Rey de los judíos!” (27:29); y como un letrero colocado sobre la cruz señalando el cargo en contra de él, “Este es Jesús, el Rey de los judíos” (27:37).

 

"magos vinieron del oriente" (v. 1).  Sabemos poco sobre los magos o sabios (griego = magoi) del oriente:

 

• Probablemente eran miembros de una casta sacerdotal en la antigua Persia, posiblemente seguidores de Zoroastro.

 

• Los llamamos reyes, pero Mateo los llama magoi. La palabra, reyes, puede venir del Salmo 72:10, que habla de reyes de Tarsis rindiendo tributo y los reyes de Saba y Sebá trayendo regalos. También hay que ver Isaías 60:6, que habla sobre el pueblo de Sebá trayendo oro y mirra.

 

• Pensamos sobre ellos como astrólogos porque habían observado las estrellas (v. 2), y la astrología era considerada una ocupación de la gente culta. La palabra magoi también se encuentra en Hechos 8:9-24 y 13:6-11, donde se traduce como mago o hechicero. Desde la perspectiva del pueblo judío, los magoi estudiaban las estrellas para buscar respuestas que legítimamente vienen solo de Dios, o hacían magia usando poderes demoníacos. Están muy lejos del reino de Dios, que los hace especialmente útiles para los propósitos de Mateo al mostrar cómo el Mesías trae la salvación para los gentiles.

 

Como una nota al margen, la astrología y los horóscopos siguen siendo populares. Aunque Mateo trata a estos magoi amablemente, eso no significa que la astrología o los horóscopos son legítimos. Estos constituyen un sistema religioso alternativo, incompatible con la fe Cristiana. Dios es quien está en control, no las estrellas. Los medios principales de la revelación de Dios son los profetas, las Escrituras, los sacramentos, y su Hijo; aunque Dios puede usar incluso a las estrellas para guiarnos a Cristo.

 

• Más significativamente, los sabios son gentiles. El evangelio de Mateo es muy judío, pero introduce a estos gentiles adoradores al principio, preparándonos para las últimas palabras de Jesús a sus discípulos “id, y doctrinad á todos los Gentiles....” (28:19). Nos asombra el contraste entre estos gentiles, que seguían a la estrella hasta llegar a Jesús, y los principales sacerdotes y escribas, que conocían las Escrituras pero que no hicieron nada para buscar al Mesías, y que habían determinado que estaba más o menos a 7 kilómetros en Belén (v. 5). El pueblo de Dios ignora al Mesías, mientras que los paganos ansiosamente lo buscan.

 

Mateo tratará favorablemente al centurión romano (88:5-13) y a la mujer cananea (15:21-28). También incluye a mujeres, incluso mujeres de reputación dudosa, en la genealogía de Jesús. Mateo deja claro que las barreras que separan a los humanos de los humanos no separan a los humanos del amor de Dios. Como el escritor de Efesios más tarde lo diría “Porque él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación…” (Efesios 2:14). Esa obra comenzó en la navidad. La epifanía nos desafía a considerar a quién podemos considerar que sea indigno (madres solteras, muchachos con pantalones guangos, fumadores, musulmanes, etc.) y cómo nosotros, la iglesia, los puede alcanzar en amor cristiano.

 

-- Pensamos que estos sabios eran tres porque dan tres presentes, pero podría ser cualquier número. La leyenda los ha llamado Melchor, Gaspar y Baltasar, pero esos nombre no se encuentran en la Escritura, por primera vez “aparecen en un mosaico de una iglesia construida en el siglo seis en Ravena, Italia” (Encarta). Estos sabios son bien intencionados, pero ingenuos, al no entender que un monarca reinante pueda sentirse amenazado por el nacimiento de un posible rival.

 

Los eruditos han tratado de identificar a la estrella que guió a los sabios. El cometa Halley se vio en el año 11 a.C., y hubo una brillante conjunción de Júpiter y Saturno en el año 7 a.C. Sin embargo, no ha habido acuerdo con respecto a la estrella, ni parece que lo habrá. Esta estrella no se comporta como lo hacen las estrellas, sino que se para sobre el lugar donde se encuentra el niño (v. 9-10). Este es un suceso supernatural, más que algo natural.

 

 

VERSÍCULOS 3-6: EN BELÉN DE JUDEA

 

3Y oyendo esto el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él.  4Y convocados todos los príncipes de los sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.  5Y ellos le dijeron: En Belen de Judea; porque así está escrito por el profeta:

6Y tú, Belén, de tierra de Judea, No eres muy pequeña entre los príncipes de Judea; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará á mi pueblo Israel.

 

 

Las diferencias entre Jesús y Herodes no podían ser más grandes.

 

• Jesús nació en un establo; Herodes en un palacio.

• Jesús es un bebé indefenso; Herodes posee gran poder.

• Jesús probará que es un hombre de gran compasión; Herodes es cruel y violento.

 

"Herodes está asustado." (v. 3).  ¿Por qué un rey temería a un bebé? Tal vez es paranoia. Tal vez su paranoia está alimentada por sentimientos de su ilegitimidad. Mucha gente en posiciones altas se sienten como impostores, preguntándose cuándo su legitimidad será cuestionada y se les arrebatará su poder. Herodes tenía mucho más razones que muchos otros para sentirse ilegítimo. Era de ascendencia árabe, y gobernaba con la simpatía de Roma. Su padre había ganado poder apoyando a Julio César, y fue nombrado procurador de Judea por el César en el año 47 a.C. Su familia había gobernado el área por un siglo y medio. Los judíos, queriendo un rey propio, resentían a Herodes. Si se les diera una pequeña oportunidad lo derrocarían. Aunque Herodes no es un hombre religioso, se preocuparía por un rey ordenado por Dios nacido muy cerca de ahí.

 

El comentario de Mateo “y toda Jerusalén con él” es interesante. Dado el temperamento de Herodes, temían lo que podría hacer en un arranque de ira. Además, Mateo ya está implicando al pueblo judío desde aquí. Después compartirán la culpa de la crucifixión, pero Mateo los liga a Herodes incluso desde el mismo principio de la historia.

 

En los versículos 3-4, Mateo reúne a la gente que servirá como los opositores de Jesús a través de toda su vida: toda Jerusalén, los principales sacerdotes y los escribas. Caifás es el sumo sacerdote (Mateo 26:3, 57; Juan 18:13, 24), pero su nombre está ligado al de Anás, su suegro, que probablemente lo había precedido en ese cargo (Juan 18:13; Lucas 3:2). Vemos a Anás y Caifás otra vez cuando Jesús se prepara para la crucifixión (Juan 18:13, 24). Los escribas son expertos en la ley judía. Veremos frecuentemente a los escribas en el evangelio de Mateo, donde estarán en conflicto con Jesús casi en cada ocasión.

 

"en Belén de Judea" (v. 5).  Belén, más o menos siete kilómetros al sur de Jerusalén, fue donde nació David. Mateo lo identifica como Belén de Judea para distinguirlo de Belén de Galilea, que estaba a unos kilómetros al norte de Nazarea. Belén es un pequeño pueblo, un lugar bajo, un lugar apropiado para el humilde nacimiento de Jesús. Sin embargo, también es un pueblo con orgullo, por haberle dado al pueblo judío su más grande rey. Es digno de hacerse notar que el origen del rey David también fue humilde. Sirvió como pastor, una ocupación baja. Cuando Samuel le preguntó a Isaí, el padre de David, traer a sus hijos para que Samuel pudiera determinar a cual Dios había escogido para ser rey, Isaí ni siquiera pensó en incluir a David, el más chico de todos. Solamente hasta que David había descalificado a los otros hijos fue que Isaí envió a David. La fama inicial de David provino de cuando, incapaz de aguantar la armadura de un hombre, enfrentó a Goliat armado solamente con una honda. Inicios humildes, ¡finales grandiosos! Ahora este humilde pueblo le da a Israel su Mesías. ¡Nunca más sería una villa desconocida, atrasada!

 

"Y tú, Belén, de la tierra de Judá" (v. 6).  Los profetas citaban a Miqueas 5:2 y 2 Samuel 5:2. Mateo tiene un mayor interés en el cumplimiento de la Escritura que cualquier otro escritor de los evangelios. Aquí no solamente establece que los profetas predijeron el nacimiento de Jesús en Belén, pero que también el orden religioso tenía razón para entender lo que estaba pasando y aun así no hacía nada.

 

Los sabios de oriente obtienen su primera pista de la naturaleza; ven una estrella en el Este. La información de esa fuente, sin embargo, está incompleta. Necesitan las Escrituras para informarse más completamente. Deben venir a Jerusalén, el centro del culto judío, para que las Escrituras los guíen a Belén. “Por otro lado, simplemente conocer las Escrituras no es suficiente para atraer a uno al auténtico culto cristiano. Los principales sacerdotes y los escribas conocían la Biblia, pero se perdieron al Mesías…” (Long, 19).

 

 

VERSÍCULOS 7-8: HACÉDMELO SABER

 

7Entonces Herodes, llamando en secreto á los magos, entendió de ellos diligentemente el tiempo del aparecimiento de la estrella; 8Y enviándolos á Belén, dijo: Andad allá, y preguntad con diligencia por el niño; y después que le hallareis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

 

 

Herodes está preocupado sobre el tiempo exacto en que apareció la estrella, porque esa información le ayudaría a encontrar al niño. Decide matar a todos los niños en Belén que tuvieran dos años de edad y menos, poniendo los límites bastante amplios para asegurarse de remover al niño que amenaza su trono (2:16-18). Sus esfuerzos son inútiles, sin embargo, porque Dios advierte tanto a los sabios como a José, que escapa a Egipto con su pequeña familia (2:13-15).

 

La traición que Jesús soportará después en su vida comienza desde su infancia, al igual que la hipocresía de sus enemigos.

 

 

VERSÍCULOS 9-11: LE OFRECIERON DONES

 

9Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron: y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se puso sobre donde estaba el niño.  10Y vista la estrella, se regocijaron con muy grande gozo.  11Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones, oro, é incienso y mirra.

 

 

"hasta que llegando, se puso sobre donde estaba el niño" (v. 9).  Las estrellas no se detienen en sus órbitas. Esto no es un fenómeno natural, sino una señal de Dios. Los magos encuentran a Jesús en una casa (v. 11). No se menciona un establo o pesebre en Mateo. Tal vez las multitudes que habían llegado para el censo han disminuido en los días siguientes al nacimiento de Jesús, permitiendo a la Santa Familia mejorar su alojamiento.

 

Note el contraste entre el gozo de estos gentiles y el miedo de Herodes y Jerusalén. La gente que debería recibir al Cristo con gran gozo en su lugar está temerosa. Aquellos a quienes menos les interesaría algo sobre un Mesías judío lo reciben gozosos. Durante su ministerio, Jesús les devolverá muchas presuposiciones a sus oídos, y comenzó a hacer esto desde su infancia.

 

Los magos se arrodillan ante Jesús, “sin proponérselo anticipando ese día cuando todos se arrodillarán y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor (Filipenses 2:10-11)” (Hare, 13).

 

Los presentes parecen extraños para un bebé. Esperamos ropa para bebé y juguetes. Oro, incienso y mirra, sin embargo, hablan sobre el futuro de Jesús. El oro es presente para un rey. El incienso es usado en el culto del templo (Éxodo 30:34), que es un presente para un sacerdote. El sumo sacerdote usa la mirra como un aceite para ungir (Éxodo 30:23). También es usado para preparar cuerpos para su entierro, y Nicodemo traerá una mezcla de áloe y mirra para preparar el cuerpo de Jesús para su entierro (Juan 19:39-40).

 

El oro, el incienso, y la mirra no solamente son regalos costosos, sino también portátiles. Muy pronto (2:13), un ángel le dirá a José que escape de Herodes. José no será capaz de llevar muchas posesiones con ellos, pero puede cargar el oro, el incienso, y la mirra para venderlos por el camino y así financiar su jornada hasta Egipto. Tal vez estos presentes son la manera en que Dios proveyó los medios para la jornada que les esperaba.

 

 

VERSÍCULOS 12: PERO SIENDO AVISADOS

 

12Y siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen á Herodes, se volvieron á su tierra por otro camino.

 

 

A pesar de que trate tanto como pueda, Herodes no puede descarrilar el plan de Dios para la salvación del mundo. Los Herodes de este mundo no son competencia para Dios, o para el pueblo de Dios. Dios ilumina a estos sabios con respecto a las intenciones de Herodes, así que evitan regresar a Herodes en su camino de regreso.

 

La palabra traducida como “camino” es hodos, una palabra que Mateo usaría para describir el “camino angosto” (7:13-14) y el “camino de justicia” (21:32). Bruner encuentra aquí “la verdad de que el encuentro con Jesús no solamente significa una nueva relación metafísica (culto), sino también nuevas relaciones morales, materiales o sociales: significa ‘ir por otro camino’” (Bruner, 50).

 

 

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html.  Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).  

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Abbey, Merrill R. and Edwards, O.C., Proclamation, Epiphany, Series A (Fortress Press, 1980)

 

Barclay, William, Gospel of Matthew, Vol. 1  (Edinburgh:  The Saint Andrew Press, 1956)

 

Bergant, Dianne with Fragomeni, Richard, Preaching the New Lectionary, Year A (Collegeville:  The Liturgical Press, 2001)

 

Boring, M. Eugene, The New Interpreter's Bible, Vol. VIII (Nashville:  Abingdon, 1995)

 

Brueggemann, Walter;  Cousar, Charles B.;  Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching:  A Lectionary Commentary Based on the NRSV -- Year A (Louisville:  Westminster John Knox Press, 1995)

 

Bruner, Frederick Dale,  Matthew:  Volume 1, The Christbook, Matthew 1-12 (Dallas:  Word, 1987)

 

Burgess, Joseph A. and Winn, Albert C., Proclamation 2: Epiphany, Series A (Philadelphia:  Fortress Press, 1974)

 

Craddock, Fred B.;  Hayes, John H.;  Holladay, Carl R.;  Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge:  Trinity Press International, 1992)

 

Hamm, Dennis, Let the Scriptures Speak, Year A (Collegeville:  The Liturgical Press, 2001)

 

Hare, Douglas R. A., Interpretation:  Matthew (Louisville:  John Knox Press, 1993)

 

Harrington, Daniel J., S.J., Sacra Pagina:  The Gospel of Matthew (Collegeville:  The Liturgical Press, 1991)

 

Hedahl, Susan B.,  Proclamation 6:  Epiphany, Series A  (Minneapolis:  Fortress Press, 1995)

 

Hoezee, Scott in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary:  Theological Exegesis for Sunday's Text.  The Third Readings:  The Gospels  (Grand Rapids:  Eerdmans, 2001)

 

Hultgren, Arland J. Lectionary Bible Studies:  The Year of Matthew:  Advent, Christmas, Epiphany  (Philadelphia:  Fortress Press, 1977)

 

Johnson, Sherman E. and Buttrick, George A., The Interpreter's Bible, Vol. 7 (Nashville:  Abingdon, 1951)

 

Long, Thomas G., Westminster Bible Companion:  Matthew (Louisville:  Westminster John Knox Press, 1997)

 

Morris, Leon, The Gospel According to Matthew (Grand Rapids, Eerdmans, 1992)

Pilch, John J., The Cultural World of Jesus:  Sunday by Sunday, Cycle A (Collegeville:  The Liturgical Press, 1995)

 

Senior, Donald, Abingdon New Testament Commentaries: Matthew (Nashville: Abingdon Press, 1998)

 

Soards, Marion; Dozeman, Thomas; McCabe, Kendall, Preaching the Revised Common Lectionary: Advent, Christmas, Epiphany, Year A (Nashville: Abingdon Press, 1993)

 

Thayer, Joseph Henry, A Greek-English Lexicon of the New Testament (NY: American Book Company, 1889)

 

www.sermonwriter.com

 

www.lectionary.org

 

Copyright, 2002, 2010, Richard Niell Donovan